Home » Capacitación


27-06-2013

Entrevista al Ing. Matias Zubaty

Realizada en la XII Jornada de Management Japonés


P - Actividad – Edad

R - Dueño/Director/CEO de SAMS (Smart Automation Systems). Edad 32 años. 

 

P - ¿Por qué decidió ser Emprendedor?

R - Personalmente creo que uno nace (o no) emprendedor… es una cuestión de personalidad, espíritu y contexto social de desarrollo, pero sobre todas las cosas, ganas de lograr “eso” que tanto soñó…y ser su creador.

Emprender no es para cualquiera, es elegir entre la comodidad de un trabajo rutinario con seguridad económica, de reconocimiento profesional y horarios / responsabilidades limitadas (como así también una proyección financiera limitada), o elegir trabajar el doble de horas que cualquier empleado y con suerte ganar la mitad o nada de dinero durante la fase de implementación del plan de negocios (meses o años), más allá de la incertidumbre de si dicho plan va a ser exitoso o no.

La idea es que luego de 2 o 3 años de hacer las cosas bien esto haya evolucionado y uno recién ahí empiece a ver el retorno de la inversión…pero la realidad es que 7 de cada 10 emprendimientos se cae y fracasa. Así y todo, Argentina está mundialmente dentro de los 20 países que más emprendedores posee, y aproximadamente el 86% de la gente empleada está contratada por Pymes que son la consecuencia de emprendimientos.

Para los profesionales con alta experiencia en su especialidad y con trabajo bajo relación de dependencia, emprender es una decisión mucho más difícil y arriesgada de tomar que para cualquier otra persona. Tenemos buen trabajo, bien pago, seguridad laboral, una trayectoria en la empresa, horario definido, etc. Renunciar a eso sin saber que nos depara el destino, es complicado, un desafío.

Personalmente, yo tome esa decisión a los 28 años. Mi espíritu inquieto, el sentirme limitado profesionalmente, económicamente, sentir que podía aportar muchísimas cosas y no ser escuchado, pero sobre todo no poder ser dueño de mi vida, hicieron que mi cabeza haga un click y que le dé lugar a mi sueño de generar algo propio.

Esta decisión no la tomé antes, porque no era el momento. De haberlo hecho, seguramente hubiese fracasado por varios motivos, pero sobre todo, porque necesitaba vivir ciertas cosas.
 

P - ¿Qué se puede aplicar del management japonés en su actividad?

R- Absolutamente TODO. No hay secretos, ni libros mágicos, ni queremos descubrir la pólvora dos veces. Sigamos los pasos y MEJOREMOS lo que otros hicieron. Sólo hay una forma de hacer las cosas para que funcionen: hacerlas BIEN.

Cuando queremos encontrar otra forma es ahí donde empiezan los problemas.

¿Como se hacen bien? Simple, se releva la necesidad, se busca la solución, se ejecuta con la máxima calidad en su desarrollo, se prueba y se vuelve a relevar los resultados obtenidos. ¿Cumplió los objetivos? Sí. Genial entonces, documentemos todas las etapas del proceso y repitámoslo para asegurarnos de que la próxima solución sea igual a la anterior.

En caso negativo hay que analizar dónde estuvo la falla, corregirla y volverla a ejecutar, hasta que salga BIEN. Muchos bajan los brazos acá y generan lo que mejor les salga. Es aplicar el famoso PDCA.


P - ¿Qué es lo más importante que nos puede decir de su experiencia en diferentes empresas?

R - En el día a día, compruebo cada vez más una idea. Es difícil de lograr, no es fácil lo sé, pero creo que hace la diferencia.

Mucha gente no sabe la diferencia entre un LIDER y un JEFE. Nuestra sociedad evolucionó (y también involucionó). Es misión del gerente o responsable del sector, saber esto, y tirar de los hilos necesarios para poder alinear los recursos humanos.

En pocas palabras, JEFE es aquel que el empleado ve y le escapa, pensando “no quiero ser como él”. LIDER es aquel que el empleado admira y busca su opinión, pensando “quiero ser como él”.

En las empresas uno ve que la gente está más contenta de que llegue la hora del turno para poder irse que de lo que están haciendo (o de cómo lo están haciendo). También se ve como se cuidan las espaldas para que no los sancionen o reprendan por hacer algo mal. O muchas veces el JEFE delante de otros compañeros, reprime al empleado.

Más allá de si la sanción es merecida o no, creo que el objetivo no es en sí la sanción, sino que ésta dé resultado y que el error no vuelva a ocurrir.

Sino, estaríamos castigando a alguien porque comete siempre el mismo error y no lo corrige, cuando en realidad se debería corregir la causa del error.

Una empresa LIDER, genera en el empleado las ganas de ir a trabajar todos los días cuando se levanta y no mirar la hora para irse. Genera un lugar ameno para el desarrollo de su trabajo, con comodidades para que la persona no se sienta el último eslabón de la cadena.

Esto en mi forma de ver es fundamental, ya que la CALIDAD del producto, NACE en el proceso. Un empleado contento y contenido por la administración es fundamental para asegurar la calidad. Un empleado enojado, disgustado, o simplemente estresado atenta CONTRA LA CALIDAD.

Volver

Contacto directo

Horario de oficina: de 08:00 a 12:00 hs.
Tel: (+54 11) 4811-7299
Email: info@aotsargentina.org.ar


Inicio   |   Quiénes somos   |   Capacitación   |   Consultoría   |   Artículos   |   Empresas   |   Eventos   |   Links   |   Contáctenos Casos de Exito   |  

© 2009 AOTS, Buenos Aires, Argentina l Desarrollado por NEOSHIHARA